Vivimos en el laberinto. El laberinto está

dentro de nosotros.
¿Qué hay fuera?. Encuentra las Salidas



domingo, 6 de junio de 2010

Respira, sonríe

Como ríe la vida
si tus ojos negros me quieren mirar
Y si es mío el amparo de tu risa leve
que es como un cantar,
ella aquieta mi herida,
todo, todo se olvida …

Carlos Gardel y Alfredo Le Pera


¿Hay mayor salida del laberinto que la Risa? Risa del amigo, Risa cómplice, Risa de sorpresa, Risa de alegría, Risa propia.


La Risa cambia todo lo que había antes de ella.



El sentido del humor parece ser una respuesta adecuada e inteligente a las condiciones en que se desenvuelve nuestra existencia. El sentido del humor no destruye nuestro mundo interpersonal, sino que se complace en quitarle seriedad-de hecho no la tiene-aprovechando ese estar o existencia distante propia de la persona. El auténtico humor no es destructivo sino que se complace-encuentra divertido- en que las cosas sean como son. El humor es una emoción desencadenada por la persona misma. Las personas con sentido del humor nos comprenden, se comprenden también a sí mismas, y pueden considerar todo ésto divertido. En reaidad lo es; es divertido que lo que vivimos como necesario sea, verdaderamente contingente.


Carlos Monedero Gil