Vivimos en el laberinto. El laberinto está

dentro de nosotros.
¿Qué hay fuera?. Encuentra las Salidas



lunes, 7 de abril de 2014

Silencio




Silencio


Cuando algo termina se produce un intervalo vacío, un silencio.
Quien no soporta su silencio necesita llenar de ruido  su interior.

domingo, 30 de marzo de 2014

Eso es importante






 "Las cosas son así: 

A veces se tiene ante sí una calle larguísima. Se cree que es tan terriblemente larga, que nunca se podrá acabarla, se cree uno. Y entonces se empieza a dar prisa. Y cada vez más prisa. Cada vez que se levanta la vista, se ve que la calle no se hace más corta. Y se esfuerza más todavía, se empieza a tener miedo, al final se está sin aliento. Y la calle sigue estando por delante. 

Así no se debe hacer. Nunca se ha de pensar en toda la calle de una vez. Sólo hay que pensar en el paso siguiente, en la siguiente barrida, nunca nada más que en la siguiente. Entonces es divertido; eso es importante, porque entonces se hace bien la tarea y así ha de ser. De repente se da uno cuenta de que, paso a paso, se ha barrido toda la calle.

Eso es importante".

"Beppo barrendero". Momo. Michael Ende


miércoles, 10 de abril de 2013

El arte de vivir







No existe un sentido de la vida único.
Ese lo escribimos,
lo inventamos
y corregimos todos los días,
con cada decisión que tomamos
frente a la encrucijada de la vida,
con la actitud que sobre nuestra finitud tomamos.


Con cada sueño que adoptamos,
con cada aventura que iniciamos,
con cada paso que damos en pos de realizarnos,
en cada esfuerzo que hacemos para no ser muertos en vida,
para no ser vidas desperdiciadas,
para no llevar la pesada condena de ser infelices,
de haber vivido bajo la sombra de la amargura.



Ese es el sentido de la vida,
que se esculpe cotidianamente
y se llama el Arte de Vivir.







lunes, 18 de febrero de 2013

domingo, 17 de febrero de 2013

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Cada día sin gozo no fue tuyo


Cada día sin gozo no fue tuyo:
fue sólo durar en él. Cuanto vivas
sin gozarlo, no vives.
No pesa que ames, bebas o sonrías,
basta el reflejo del sol ido en el agua
de un charco, si te es grato.
¡Feliz quien por tener en cosas mínimas
su placer puesto, ningún día niega
la natural ventura!
 
 
                                                                                                  Fernando Pessoa
 
 
No quieras; Lidia, edificar en el espacio
que figuras futuro, o prometerte
mañana. Cúmplete hoy, no esperando.
Tú misma eres tu vida.
No te destines, que no eres futura.
¿ Quién sabe si, entre la copa que vacías
y ella de nuevo llena, la suerte no
te interpone el abismo?
                                                                              Fernando Pessoa
 
 
 
 
 
 
 

Bronnie Ware, una enfermera que cuida enfermos terminales durante las últimas semanas de su vida, ha elaborado una lista con las cosas más comunes de las que las personas se arrepienten cuando se enfrenta al final de sus días. . He aquí los 5 motivo de arrepentimiento más comunes:
  • Me gustaría haber tenido el coraje de vivir mi vida y no la vida que los demás esperaban de mi
  • Me gustaría no haber trabajado tanto y haber dedicado mas tiempo a disfrutar de mis hijos y mi pareja
  • Me gustaría haber tenido el coraje de expresar mis sentimientos
  • Me gustaría haber estado en contacto con los amigos que hice a lo largo de la vida
  • Me gustaría haberme permitido ser feliz. No nos damos cuenta de que la felicidad es una elección hasta que no afrontamos el final.

No olvides tus sueños; sé tu mismo y no lo que los demás esperan de ti; expresa tus sentimientos; no olvides a tus amigos; no te dejes engañar por el artificio y no olvides ser verdaderamente feliz.

http://rafaelrlc.blogspot.com.es/2012/06/vive-no-esperes-arrepentirte.html#!/
 
 
 
 
 

viernes, 29 de julio de 2011

¿Vuelas?



                            ¿Y tu como vuelas? ¿Yo podría volar?

Sí. Suelta lo que te pese y flotarás

                             No tengo alas

Con la imaginación también se vuela.

                            ¿Y tu jaula?



 No era mía. Cuando
 lo supe, vi que la puerta estaba abierta… y volé.